Sábado 23 Septiembre 2017

Desencanto en evento conmemorativo de la Toma de Zacatecas

Como cada 23 de junio se conmemoró un aniversario más de la Toma de Zacatecas, evento que por primera vez le tocó encabezar al gobernador Alejandro Tello.

Para recordar el 103 aniversario de la batalla que formó parte de la Revolución Mexicana, se realizó en la explanada del cerro de La Bufa una ceremonia cívica, que a diferencia de años anteriores pasó por desapercibida.

Y es que las personas de la tercera edad, alumnos y maestros de escuelas primarias y sociedad en general que cada año eran invitados para participar en estos festejos, que son parte de sus raíces, simplemente en esta ocasión no fueron  tomados en cuenta.

Los pocos asistentes que acudieron se sintieron como parte del montón, pues fueron citados desde muy temprano a un evento que no tuvo la representatividad de lo que significa la Toma de Zacatecas. Lo único que les quedó es esperar al próximo año y la esperanza de que no vaya a decaer este festejo.

En tanto,  este pasado domingo, también como parte de las actividades conmemorativas de la Batalla de Zacatecas, se realizó la ya tradicional cabalgata, la cual, a diferencia del evento cívico, tuvo gran afluencia.

Y era de esperarse, ya que éstas se convierten en escenarios para que la crema y nata de la política zacatecana saque a lucir sus trajes charros y a sus costosos caballos.

Como siempre, quien les dio el ejemplo de sencillez fue el mandamás del Estado, quien sin necesidad de tener un caballo de raza, siempre se hace acompañar de “Napo”, su fiel caballo, el cual tiene desde 2012 y no le costó más de 2 cifras.

Al que también se le vio desfijando en uno de sus tantos caballos, y ya sin barba, fue al “Profeta Elías”. ¿Será que ya consiguió lo que quería o fue mero protagonismo, como al que está acostumbrado?

 

Inician en Zacatecas trabajos para la conformación de la Ley de Protección a Periodistas
El gremio periodístico en los últimos meses ha sido del interés de la clase política, no sólo por la urgencia de atender en Zacatecas la homologación de una ley federal, sino por la coyuntura que se vive a nivel nacional ante la ola de violencia, amenazas, asesinatos, espionaje y otros sucesos que han marcado al periodismo mexicano a lo largo del país. No sabemos si hay preocupación real o simplemente se quiere aprovechar el asunto para quedar bien con los reporteros.

Algunos ya dieron visos de lo segundo. Es decir, en la anterior Legislatura el entonces ecologista Cuauhtémoc Calderón presentó una iniciativa de ley de protección de periodistas y lo hizo sin pena ni gloria. A nadie le interesó por la falta de consenso y sobre todo porque no consultó a los interesados. Nació muerta.

Después, en la actual Legislatura, Omar Carrera, de Morena, presentó otra iniciativa también muy criticada por el gremio a quien jamás se le incluyó en su elaboración.

Hace unos días, Gustavo Zamarripa, también del Partido Verde, llevó al pleno otra propuesta. A él le fue peor, ya que de iniciativa patito nadie la bajo.

Han querido quedar bien los diputados y por su actuación en la elaboración de sus propuestas no lo han logrado.

La semana pasada el Ejecutivo convocó a los periodistas zacatecanos para iniciar los trabajos de ley de protección de periodistas en la que los interesados participen.

No estuvo mal la primera reunión formal, sin embargo, el que dejó algunas cosas en el aire fue el coordinador general Jurídico, Jehú Salas, quien evidenció que aún no tiene claro hacia dónde dirigir los esfuerzos que beneficien a todos.

En los siguientes días se seguirá en esa tónica de trabajo y, por el bien de todos, ojalá los reporteros se logren organizar para lograr los acuerdos que desean y requieren. Y, por su parte, tanto el coordinador general Jurídico como la Coordinación de Comunicación Social de gobierno estén a la altura de los compromisos que hizo Alejandro Tello con los reporteros en un desayuno hace unas semanas.

Nos encontramos la siguiente semana en este espacio, donde todo se sabe...

 

lupa.jpg

 

grito sept2017