Viernes 20 Octubre 2017

La libertad de expresión y los discursos vacíos

Tentativamente el miércoles de esta semana el gobernador Alejandro Tello Cristerna se reunirá con los reporteros que cubren la fuente del Ejecutivo; uno de los objetivos será comenzar a trabajar una Ley Estatal de Protección a Periodistas, a través de la cual se busquen respuestas a la incertidumbre sobre todo de inseguridad en que trabaja el gremio en el país.

Tras el asesinado del escritor y periodista, Javier Valdez Cárdenas, los ánimos se han desbordado ante el hecho de que según datos de organismos internacionales, este país es el segundo más peligroso para ejercer el periodismo; y los comunicadores lo resienten en su realidad.

En lo que va de este año 6 periodistas han sido asesinados y los delitos continúan impunes, mientras que la semana pasada se cerró con la noticia de que en Michoacán, Salvador Adame, dueño de un canal de televisión local había sido secuestrado por hombres armados.

Espeluznante la realidad de este país, de la cual Zacatecas no escapa, ya que si bien aquí por fortuna, ningún periodista ha perdido la vida, sí se han producido situaciones de alerta contra reporteros que en lo particular cubren la fuente policiaca.

Aunque sabemos que con leyes nuevas no se resuelve todo, se puede leer como un avance el que la autoridad estatal por lo menos por presión mediática o compromiso se detenga y busque iniciar el debate en el tema.

En Zacatecas muchos de los comunicadores trabajan en situaciones de desventaja porque hay reporteros que ni siquiera tienen seguridad social, prestaciones, mucho menos un seguro de vida que los proteja a ellos y sus familias por el hecho de trabajar en una profesión considerada de riesgo. Y ya ni hablar de los bajos sueldos que perciben, los que para nada aportan a tener una vida estable.

Esto sin contar el reto que implica informar a la sociedad de hechos que en un país como este pueden afectar a cualquiera y sin más se les puede asesinar, como ha sucedido con decenas de comunicadores del año 2000 a la fecha.

Es momento de hacer un alto en el camino, de dejar atrás los discursos vacíos, como el que dio la semana pasada el presidente Enrique Peña Nieto, a quien por ciento nadie le creyó por su falta de sensibilidad y autocrítica, lo que desató en su propia cara en un acto insólito: los fotoperiodistas de la fuente le gritaron y pidieron justicia para los caídos, como respuesta el estado mayor presidencial los fotografío y endureció las revisiones de los comunicadores que cubren la agenda del presidente.

De la reunión anunciada por el gobernador del estado esperemos que salgan acuerdos positivos a favor de los comunicadores y la sociedad, y no solo se quede en un discurso más de tantos que a diario escuchamos de la clase gobernante.

En tanto, este lunes todos los y las secretarias de Gobierno de los 32 estados de la República se reunirán en la Secretaría de Gobernación, en la Ciudad de México, para comenzar a trabajar en la conformación de mapas estatales de riesgos, protocolos de operación y de la creación de un esquema nacional de coordinación, lo anterior derivado de las "Acciones por la Libertad de Expresión para la Protección de Periodistas y Defensores".

Por ello, la secretaria Fabiola Torres inmediatamente comenzó a trabajar en lo que le corresponde para Zacatecas y así acudir a esa reunión con propuestas y no ideas.

El uso político de los órganos descentralizados
Existen dependencias públicas que sólo por ser órganos descentralizados tal pareciera que deben de trabajar de manera independiente y a beneficio propio y no de los zacatecanos.

No obstante, olvidan quienes encabezan- al menos la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas (CDHEZ) y el Instituto Zacatecano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Izai) - que su presupuesto depende 100% del Gobierno del Estado, y es por ello, que deben de trabajar de manera conjunta y no de manera simulada.

Porque tal pareciera que las titulares de estos dos órganos públicos, tuvieran más en común que sólo al hombre que las llevó a obtener el puesto que ahora ostentan, y es que su desempeño y su actuar en la vida publica ha dejado entrever que su ambición por seguir viviendo de los cargos públicos es cada vez mayor.

Claro ejemplo es la titular del IZAI, quien con una campaña totalmente personalizada en los medios de comunicación promueve más su imagen que las acciones que realizan los trabajadores del Instituto, a quienes por cierto los tiene trabajando de manera obligatoria en sacar todas las solicitudes de información, que de ninguna manera son de la dependencia sino contra quien no otorgue la información, tal cual, solicitaron sus amigas y amigos. ¿Será que la información sólo la quiere para uso político?

Y es que es tan claro, que ni una cuarta parte de la sociedad Zacatecas sabe qué es y a qué se dedica el Instituto Zacatecano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, y pues claro, según los registros de la propia dependencia, los que menos solicitan información son los ciudadanos de a pie, sino por lo contrario, son personajes de la vida pública y política, periodistas, asociaciones civiles y ella misma. Con ello, deja en claro su doble discurso en el tema de transparencia.

En tanto, la titular de Comisión de los Derechos Humanos, en lugar de trabajar por quienes en realidad han sido vulnerados su derechos, sólo brinda atención personalizada a sus amigos y personas más cercanas. Aunado a ello, desde su llegada a la comisión se ha encargado de pagar favores políticos y de engrosar la nómina, contratando así a sus excompañeros de partido.

festival teatro calle