FacebookTwitter

Alrededor de tres años les llevó a los hermanos Beltrán Leyva corromper a una parte del Ejército y llegar hasta el corazón de la Sedena, luego de que el presidente Felipe Calderón declaró la “guerra” contra el narcotráfico en diciembre de 2006.

El capo Arturo Beltrán Leyva, llamado El Jefe de Jefes, y quien fue acribillado en un lujoso departamento de Cuernavaca el miércoles 16, tuvo de su lado a miembros del Grupo de Información Sensible (GIS) del Ejército Mexicano para evadir a los propios militares, según consta en el expediente PGR /SIEDO /UEIDCS/ 166 /2009, al que tuvo acceso este semanario.