Viernes 20 Octubre 2017

Pide CNPA a gobierno aclarar agresión a personal de Secampo

A través de un comunicado, la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA) y el Frente Popular de Lucha de Zacatecas (FPLZ) se deslindaron de la agresión armada que sufrió personal de la Secretaría del Campo (Secampo) en Tlaltenango.

José Narro Céspedes, líder de dichas organizaciones, “había advertido al gobierno del estado que priorizara la atención a esta zona que tarde o temprano podría terminar en hechos violentos, y el propio gobierno lo dejó crecer”, indica el boletín.

4 trabajadores de la Secampo que trabajaban en la perforación de un pozo profundo para uso agrícola en Mesa de Palmira, Tlaltenango, fueron agredidos y 1 de ellos resultó herido de bala, tema que fue abordado en la columna de opinión Bajo la Lupa, de Zacatecasonline.

Dicha obra se encuentra en conflicto y llegó hasta los tribunales, en donde un juez mandató a la autoridad a continuarla.

Al respecto, CNPA y FPLZ aseguraron que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) retiró la concesión para que no se realizara dicha perforación, a la que se opone la comunidad indígena de Totatic y Cicacalco.

Argumentaron, a través del comunicado, que “la agresión del pasado cuatro de octubre en aquella zona del estado fue de gente extraña que recibió con disparos a los comuneros cuando éstos iban de manera pacífica a notificarles que no podían continuar los trabajos de perforación”.

Exigieron una investigación de fondo en dicho conflicto y llamaron al gobierno del estado para que a la brevedad solucione éste y otros casos que no han sido bien atendidos.

Consideraron que el papel de la secretaria general de Gobierno, Gilda Fabiola Torres, “fue débil y originó la desatención del subsecretario Julio César Chávez, a quien el caso se le fue de las manos”.

A continuación reproducimos el comunicado íntegramente:

 

RECHAZA TAJANTEMENTE CNPA-FPLZ RESPONSABILIDAD EN CONFLICTO DE SIERRA DE TLALTENANGO
•         La columna publicada no es más que una desesperación constante que en la política se entendería como normal ante el asecho de aquellos que sólo buscan la confusión mediática y recurrente a las mentiras y a las notas “inventadas” de mentes perversas al servicio del gobierno.
ZACATECAS, Zac., 09 Octubre.- Entendido como una clara guerra sucia en el marco del proceso electoral que intenta minar el éxito de la lucha legítima de Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA) y el Frente Popular de Lucha de Zacatecas (FPLZ), lideradas por José Narro Céspedes, rechazamos tajantemente las aseveraciones calumniosas hechas en el portal http://zacatecasonline.com.mx/ mediante una columna difamatoria y carente de elementos denominada “Balean a trabajador de Secampo, gente de Narro la responsable”.
La Coordinadora Nacional Plan de Ayala es una organización social que no sólo en los tiempos electorales se preocupa por darle bienestar a las clases más marginadas del país y del estado; su lucha es por la dignidad de los campesinos y el campo mexicanos; no es subterfugio de campañas negras que sólo pretenden minimizar una lucha constante desde hace decenas de años.
La columna publicada en el medio de marras, no es más que una desesperación constante que en la política se entendería como normal ante el asecho de aquellos que sólo buscan la confusión mediática y recurrente a las mentiras y a las notas “inventadas” de mentes perversas al servicio del gobierno.
La evidente manipulación de la información para denostar un trabajo de gestión que ha avanzado positivamente a lo largo del país y del estado, es un arma que excede la libertad de expresión y pone al medio en una desventaja de credibilidad que únicamente con estos recursos refleja la incertidumbre del gobierno preocupado por no cumplir las exigencias de la sociedad en materia del campo, social y de educación.
El conflicto de Mesa de Palmira que afecta a la comunidad indígena de Totatic y Cicacalco, en el municipio de Tlaltenango, no es nuevo, y los comuneros se acercaron a la CNPA para evitar la perforación de un pozo que la Secretaría del Campo (Secampo) está  resuelta a que se lleve a cabo con el efecto negativo y sin la autorización de la asamblea ejidal de dichas comunidades.
Por su parte, José Narro Céspedes había advertido al gobierno del estado que priorizara la atención a esta zona que tarde o temprano podría terminar en hechos violentos, y el propio gobierno lo dejó crecer, no obstante que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) retiró la concesión para que no se realizara dicha perforación.
La CNPA condena el hecho de que se le trate de culpabilizar un conflicto que estaba en manos del gobierno solucionarlo, además la agresión del pasado cuatro de octubre en aquella zona del estado fue de gente extraña que recibió con disparos a los comuneros cuando éstos iban de manera pacífica a notificarles que no podían continuar los trabajos de perforación.
Sin embargo, consideramos que el papel de la secretaria general de Gobierno, Gilda Fabiola Torres, fue débil y originó la desatención del subsecretario Julio César Chávez, a quien el caso se le fue de las manos.
En efecto, la CNPA exige una investigación de fondo en dicho conflicto y llama al gobierno del estado para que a la brevedad solucione éste y otros casos que no han sido bien atendidos.
Este intento de amedrentamiento mediático a través de dicho medio de comunicación no detendrá la lucha de la CNPA en defensa de la comunidad indígena de Tlaltenango y, ante el abandono en que los tiene el gobierno, en el Frente Popular de Lucha de Zacatecas estamos obligados a respaldar las luchas legítimas que traigan paz y bienestar a las clases más marginadas del país y la entidad, como lo es la comunidad indígena de Mesa de Palmira.
Finalmente, exigimos sea publicada esta réplica en el mismo espacio del portal en mención a fin de evitar la confusión y meter miedo a una organización social que evidentemente está en la preocupación del gobierno, de ahí las intentonas de minimizar un trabajo colectivo de gestión y lucha con grandes logros no de ahora, sino a lo largo de los años en beneficio de las clases más desprotegidas.

 

festival teatro calle