Sábado 23 Septiembre 2017

Estados binacionales acuerdan con Tamaulipas apoyo a deportados

Autoridades de Zacatecas, Michoacán y Guerrero firmaron un convenio de colaboración con las de Tamaulipas para implementar acciones que garanticen el respeto y protección integral de los derechos elementales y humanos de los migrantes repatriados.

Fue signado el acuerdo en Nuevo Laredo, ciudad que recibe el 30 por ciento del total de deportaciones de connacionales a México. De ahí el interés de las secretarías atención al migrante de dichas entidades (únicas en el país) por conjuntar esfuerzos con el Instituto Tamaulipeco para los Migrantes (ITM).

Además, proporcionarán apoyos necesarios para el regreso a su lugar de origen, como servicios asistenciales y preventivos de salud, acceso a la comunicación, intercambio de información, asistencia en traslados, alimentación, hospedaje y apoyo psicológico, entre otros.

"El respeto a los derechos humanos y un trato justo, digno y responsable por todas sus contribuciones al estado y al país, ha sido la instrucción del gobernador Alejandro Tello para nuestros hermanos zacatecanos que han tenido que regresar a casa", dijo José Juan Estrada Hernández, secretario del Migrante Zacatecano.

Aunque Tamaulipas es el segundo punto de mayor recepción de repatriados, solo después de Baja California, el número de zacatecanos deportados durante el primer trimestre de 2017 fue de 225, mientras en 2016 se atendió aproximadamente a 857.

Firmaron el convenio, además de José Juan Estrada, sus homólogos José Luis Gutiérrez Pérez (Michoacán), Fabián Morales Marchán (Guerrero) y José Martín Cardona Flores (ITM).

Cardona Flores afirmó que la atención a los deportados originarios de cualquier parte del país siempre ha sido integral; sin embargo, esta coordinación de esfuerzos de estados binacionales reforzará el apoyo que necesitan.

Los secretarios reconocieron al gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier Cabeza de Vaca, por la visión humanista de sumar a otros estados y poner las condiciones para colocar en el centro del diálogo y de las políticas públicas, al migrante como un ser merecedor de derechos.

Visitaron además el albergue Casa Migrante Nazareth, donde se les proporciona alojamiento, alimentación, asistencia médica y apoyo psicológico a los deportados mexicanos y de otras nacionalidades.

Luego acudieron a las instalaciones del ITM, donde platicaron con hombres y mujeres deportados y a punto de abordar el autobús a su lugar de origen, a quienes ofrecieron su respaldo para que salgan adelante en su tierra, ya que "no están solos".

grito sept2017