Perros reunidos un año después de su rescate

Buddy y Shelby han pasado por mucho en un año. Cuando los trabajadores de campo de PETA los encontraron, ambos estaban sucios y bajos de peso, confinados a pasar sus días dentro de un inmundo corral. Los hermanos padecían de parásitos alojados en el corazón, lo cual es muy común en perros abandonados en patios y cuyos dueños no pueden o no quieren pagar un veterinario. Los llevamos de inmediato al concurrido refugio Virginia Beach SPCA, con el cual trabajamos a menudo, teníamos la confianza de que alguien se enamoraría de ellos. Tuvimos razón. Dentro de poco ambos fueron adoptados dentro de un nuevo y amoroso hogar. Mira lo que pasó cuando se vieron de nuevo por primera vez después de haber sido rescatados un año antes.