FacebookTwitter

Llegó la tercera feria de adopción de esta organización, que se realizará el domingo próximo en el estacionamiento de Soriana Hiper, del mediodía a las 4 de la tarde.

10 razones para adoptar un perro adulto

Colaboradores

1.- Conocerás perfectamente el carácter del perro. En la asociación protectora te informarán de cuál se adapta más a tu hogar y estilo de vida.

2.- Sabrás su estatura y tamaño definitivo, sin llevarte sorpresas más adelante.

3.- Te evitarás los destrozos lógicos de adoptar a un cachorro que necesita juguetear y que tarda entre 6 y 9 meses en aprender a hacer sus necesidades fuera de casa.

4.- El perro adulto se adapta rápidamente a su nueva vida y adquiere en poco tiempo las costumbres de su nuevo hogar, así como las normas de disciplina básicas, como hacer las necesidades en la calle.

5.- Las familias consultadas coinciden en que la capacidad de agradecimiento y cariño de sus nuevos compañeros adultos es enorme y su educación bastante más fácil que la de un cachorro.

6.- Nuestra experiencia nos demuestra que un perro adulto "se hace", es decir, se amolda perfectamente a la vida con sus nuevos dueños, a sus hábitos y reglas, mostrando además un amor y fidelidad sin límites si ha sido adoptado tras un abandono.

7.- El aprendizaje del perro va ligado al instinto de juego y no pierde dicho instinto hasta muy avanzada edad, por lo que la adopción de un perro nunca deberá supeditarse a los años que tenga; en la adopción debemos guiarnos por el carácter del perro y su adecuación a nuestro estilo de vida.

8.- Los cuerpos especiales de seguridad, policía y bomberos, así como las organizaciones de invidentes y minusválidos prefieren para el adiestramiento del perro el período comprendido entre 1 y 3 años de edad, por ser la etapa en la que son más receptivos a la disciplina y aprendizaje de conductas. Se trata de entrenamientos especializados: los animales tienen que aprender a realizar su trabajo (rescates, defensa, apoyo a ciegos, etcétera) de forma correcta y sin dudas.

9.- Al adoptar un perro adulto, encontraremos al compañero más fiel, leal y noble que jamás hayamos imaginado. Le daremos la gran oportunidad de pasar el resto de su vida en una familia y tendremos la gran ventaja de poder salvar la vida de otro, en un tiempo más corto, con la gran satisfacción de saber que gracias a nuestra adopción, en caso de que tengan edad muy avanzada, nuestro compañero ha pasado los mejores años de su vida gracias a nuestra loable acción de adoptar.

10.- Es un amigo. ¡Y un amigo no se compra!